LOS MALOS AUGURIOS ETAPA 22

LOS MALOS AUGURIOS

La tele por la mañana ( a eso de las siete y media) se ha convertido, en estos días de amenaza del temporal, en consultor obligado del tiempo. Mira que en cualquier móvil hay App que te dan el tiempo y la previsión al minuto si cabe. Pues no, todos como posesos esperando a la señorita de turno en la 1 para ver lo que sabes que va a pasar y que a veces no pasa (somos propensos a somatizar los “malos augurios”). Con esas hemos salido esta mañana desde la cruz de madera que culmina la subida de Portocamba y que te deja a pie del camino de tierra del Camino de hoy. Una larga bajada que combina tierras y carretera te lleva hasta Laza a 10 kms. Antes revisas desde lo alto las obras del AVE…en este caso un viaducto que permite cruzar una montaña entre túnel y túnel (dicen que entre Lubián y Orense van más de diez túneles a cual más largo) La orografía en esta zona hace que la obra del AVE sea faraónica. A un ritmo vertiginoso (mientras la lluvia nos da una tregua) llegamos a Laza buscando el siguiente destino (aquí nuestros exploradores, Vicente y Pope se han pasado de frenada y han tenido que retroceder, unos metros, para recuperar el Camino) Soutelo Verde es una pequeña aldea a la que se llega por la carretera OU 113 que a la postre marcará este principio y el final en Alberguería. Soutelo tiene dos atractivos…la fuente y la iglesia (dedicada a las animas del purgatorio) y la casa de un oriundo de Granada que ha marcado con los kms que le separan de sus orígenes, 888. Allí marca el km 20 de la carretera en cuestión y acabaremos en el 31…pero no por ella. Desde Soutelo nos vamos a Tamicelas por un paraje de nuestras y prados (sorprende la cantidad de viña, para uso privado que hay en este tramo) con algunas vacas de carne (producto nacional gallego). En Tamicelas empieza lo que hoy André ha denominado el purgatorio en referencia a la iglesia de Soutelo. El ascenso de 4 kms y medio hasta la carretera OU113 junto a Alberguería. Menos mal que la lluvia ha sido muy leve en este tramo también, de lo contrario la subida, ya de por si muy exigente (subes unos 280 metros en ese tramo) se hubiera hecho imposible. Al llega a Alberguería buscas el Rincón del Peregrino de Luis Sandes (un lugar curioso donde los peregrinos dejan una concha de recuerdo) que hoy estaba cerrado. Lástima. De ahí con el frío que te deja el sudor de la subida, combinado con lo mojado que vas por la lluvia, hasta Xunka quería de Ambia a las puertas de Orense. Una pequeña localidad con una Colegiata espectacular. Pernoctar en Pensión Souto, muy bien…