DEJAMOS EL VINO

La imagen de viñas detrás de viñas es la tónica general en El Valle del Uco. A una Odelia le sigue otra. Nada más comenzar el día en la estancia donde estábamos parando soltaron los patos de la pequeña granja…un espectáculo en si mismo ver patos, patas y patitos salir a comer todo lo que encontraban entre el césped.  Pero lo importante estaba por empezar. Primero acudimos a la Bodega de La Celia…fundada por Eugenio Bustos quien dio nombre al pueblo donde nos alojamos. Unos cien años después y ante las dificultades económicas del negocio la compró el ex-presidente Menem (lo que da el poder). Ahora son de unos inversores chilenos y ahí está. Mas tarde acudimos a nuestra cita en OFournier una bodega de un diseño arquitectónico excepcional…por estos lares la llaman el platillo volante por su techado que se asemeja a un ovni. Con bodegas en España y Chile además Del Valle del Uco es un placer visitarla…primero por el método de disposición de depósitos de fermentación a donde llega el vino por decantación (como en los cubos de toda la vida). Otro de los aspectos singulares de esta Bodega es la sala de envejecimiento en votas de 250 litros dispuestas casi como si fueran un naipe (por algo se llaman Fournier). En la cava de envejecimiento siempre hay una exposición artística de un artista local o internacional.

Dejamos atrás los viñedos de OFournier y camino de El Sosleado, Allí está el km 3000 RN40… lo normal es que al llegar a Pareditas te informes sobre el estado de la ruta y decidas si sigues por la 40 o te vas al triángulo de San Rafael. La información en este caso fue incorrecta ya que la 40 estaba cortada por construcción y te desvían a 20 kms pasado Pareditas por la 101, una carretera infernal que se salva por el embalse de Aguas del Toro…realmente ellas las iimágenes desde la presa o por la carretera….pero no valen la pena por lo que tienes que pasar. Acaado el ripio con serrucho (maldito serrucho) llegas a la Ruta 144 que te permite ver las Salinas de Quintana (curioso). De ahí con rectas de más de 30 kms llegas a El Sosleado…nada que añadir (su único atractivo es ser el km 3000) . Seguimos hacia  y Malarguea a partir de ahí la carretera se convierte en la protagonista del viaje…Unos cien kms entre ripio y asfalto, pero de un piso digamos que “horrible ” por decir algo y luego unos 60 de ripio hasta casi barrancas…todo un suplicio aunque la imagen de cientos de pequeños volcanes y un paisaje de lava y el río grande palian las consecuencias de esta etapa que será para recordar en esta ruta…Por fin uta Raquel y a descansar.

El Hotel Portal Norte es digamos “correcto” en toda su acepción  justa…una noche es una noche. Aunque sus propietarios son de lo más amable que hemos encontrado. Mañana la etapa nos lleva hasta San Martín de los Andes (dicen que empieza lo más atractivo de esta RN 40, lo dudo después de lo que hemos visto hasta ahora) pero eso mañana.