LA HISTORIA

Cafayate nos despide al ritmo de muchas cepas en el camino…torrontés (la uva por excelencia de estas tierras), malbec y otras que han nacido al albur de los vinos blancos de la zona de Cafayate. La RN 40 transcurre entre vides durante algunos kms. El asfalto ha sustituido al ripio (quedan algunos  kms pero es imperceptible en los más de 350 kms que nos quedan hasta Tinogasta. El sol le da un colorido especial a estas grandes bodegas con la sierra de Quilmes a su derecha  y los montes Cachaquies a su izquierda. Para pasarse un rato con el ojo en la cámara. Por cierto han desaparecido las llamas y las cuñas, pero han aparecido los burros…De ahí a las ruinas del poblado de los Quilmes. Que distan de la. RN 40 unos 5 kms. Lugar donde se refugiaron y vivieron esta etnia hasta que fueron expulsados por los españoles (hoy nos decían que unos 6000)…Más que expulsados fueron trasladaos “ a pie” hasta Buenos Aires (allí hay un barrio Quilmes y la cerveza claro) donde se asentaron los que llegaron porque no fue una travesía placentera (alguien comentaba y los que mataron para facilitar el trabajo de llevarlos), sino todo lo contrario. Fotos de rigor, leer la parte de la historia que siempre explica lo que quieren explicar quien la ha escrito…

Allí un inmenso campo de cardón le da una belleza singular…subida a la montaña para tomar fotos del paisaje, porque lo que queda del paisanaje se asienta en un pequeño pueblo a 3 kms de estas ruinas (muy bien reconstruidas).

De nuevo a la RN 40 y con la mirada puesta en los carteles que anuncian Santa María, dicen que es la capital arqueológica de esta parte de Argentina. Hay numerosos vestigios de los pobladores de esta nación antes de la. Llegada de los Incas y por supuesto de los españoles. Nada que añadir, sino fuera porque allí hemos comido…El hecho de ser “feriado” le da un aspecto diferente a las ciudadaes. Además la plaza (núcleo donde se desarrolla la vida en común en estas ciudadaes estaba de obras. Pues carretera y manta (bueno lo de manta con el calor que hacía vamos a dejarlo para mañana en el Paso San Francisco)…ya hemos dejado las provincias de Salta y Tucumán y a buscar Catamarca. Todo asfalto y de una buena carretera, aunque a veces la sinuosidad dificulte la circulación…rectas de hasta 16 kms…se lo pueden imaginar. Dunas y más dunas para darle un mayor aspecto desértico al paisaje. Así hasta Belem donde nos las prometíamos de buena visita…pues nada. El domingo solo hay motos, jóvenes deambulando por las calles céntricas y poco más. Incluso hemos podido grabar como se pasaban las cervezas de moto a moto y como un desalmado lanzaba la botella vacía sobre el asfalto con intención de entorpecer la circulación de cuantos pasamos por esta RN 40. Seguimos durante 66 kms hasta Cerro Negro donde tomamos la RN 60 que nos lleva hasta Tinogasta y el Hostal Sante donde pernoctamos. Después paseo por la ciudad (en la plaza están de fiesta monumental a la que ha acudido casi todo el pueblo y donde algunos niños noveles presenta de viva voz sus habilidades). Cena en el Hotel Casa Grande (recomendable) y a dormir que mañana hay que madrugar…subimos al paso fronterizo con Chile de San Francisco para  en la ruta ver los volcanes seis mil, pero eso mañana.