DORMIR EN LAS CATEDRALES

Comenzamos el día con un recorrido nuevo desde el puerto de Cudillero. La carretera de atrás, que te lleva hasta un mirador donde empieza el festival de imágenes en que se convertirá esta etapa que nos ha de llevar hasta la Praia das Catedrais (pernoctar a orillas del Cantábrico y escuchar el sonido de las olas con mar gruesa puede ser una experiencia gratificante). A primeras de cambio la playa La Concha de Artedo se nos asoma a pie de carretera. Después nos espera la Playa del Silencio (estamos en Asturias)…todo un espectáculo que reúne los elementos necesarios para ser un día de otoño en estos lares…nubes bajas, que amenazan lluvia, humedad extrema y una luz de foto de national Geographic. Incluso el mar bravo contribuye a mejorar la imagen. Allí encontramos la primera peregrina de este Camino del Norte…una chica joven de Zarauz que ha empezado en su casa y piensa llegar hasta la tumba del Santo…hoy se habrá mojado. En Novellana al paso del Camino una curiosa decoración común en toda la localidad, las viejas bicicletas sirven para darle al pueblo una sinfonía de colores y flores que complementan a las hortensias que sirven de setos o lindes entre casas. De ahí por la N 632a pasando por Ballota nos vamos a la ermita de la Regalina (dos veces he intentado ir, pero el cansancio y por no añadir un km más al Camino bajo la lluvia, lo habían impedido, hoy gracias a la autocaravana hemos llegado hasta la puerta). La vista desde allí es única…en la playa de Cadavedo unos surfistas desafían las olas…a la derecha e izquierda la costa asturiana se muestra con toda su fuerza…Un paisano nos comenta que esta noche han robado el cepillo de la ermita (quien puede ser tan miserable por unos cuanto euros, dice la señora que se cuida que podría haber entre diez o veinte)…Empieza a llover con fuerza, luego con mucha más fuerza, pero nos queda Luarca y eso amigos marca la diferencia. Conseguimos aparcar en el mismísimo centro (los milagros existen, bueno las casualidades). Primero el puerto…rápido que nos mojamos. Después comprar productos de aquí (fabes, compago…ya tenemos fabada para este invierno en Formentera)..Uy se me olvidaba y unas verdinas por si cae alguna langosta…(las probé hace ya unos cuantos años en La Fuella de Madrid y me pareció un plato sublime). Con esas y buscando vituallas para seguir viaje (fruta y algún tomate, los quesos los tenemos casi todos) veo que La Farola está abierto…pues amigos el alto en el camino es más que obligado. Begoña cocina de vicio y la carta de vinos es de las que hacen amigos…está lo que ves y lo que se esconde en unas hojas manuscritas…si van pídalas porque seguro que pican. Hoy tocaba sidra…de primero los garbanzos del menú y de segundo…virrey o lo que es lo mismo el “rey del Cantábrico” aunque se conozca como virrey. El postre (no había manzanas rellenas de arroz con leche. Se lo imaginan?) requesón de la zona…es típico, que no tópico. Fuera sigue lloviendo. Lástima, Tapia de Casariego se nos queda en el tintero…Pues la decisión está tomada…vamos a la Praia de las Catedrais. En el camino la lluvia baja la intensidad y nos permite acercarnos a la Illa Pancha que alberga un Faro junto al Eo. Desde allí seguimos a Rinlo (lástima que mañana sigamos camino, se come de vicio). Entre Rinlo y las Catedrais se sigue la ruta de las Praias…cada una es un espectáculo en si misma. Al final llegamos a destino y la marea seguía subiendo hasta llegar a cubrir una parte de esas moles de piedra que conforman uno de los grandes atractivos de la costa de Lugo…las fotos no mienten, ni hoy, ni las de mañana. A las 9 y 11 minutos está prevista la bajamar. Estaremos preparados…